Entradas populares

martes, 25 de julio de 2017

DESPACITO



 Según el Diccionario esencial de la lengua española, el uso del diminutivo (vocablo dotado de un afijo) denota disminución de tamaño en el objeto designado: besito de coco, bocadillo, empanadilla, pastelillo, cucharadita. También, es utilizado en función de adverbio con significación intensiva: pasito a pasito, suave, suavecito, nos vamos pegando, poquito a poquito

Los sufijos más indicados para indicar la idea diminutiva son ito(a), ico(a), illo(a), uelo, ín. De acuerdo con José Martínez de Sousa, dichos sufijos no se aplican indistintamente, sino que cada sustantivo se presta con  más propiedad a una de estas formas: palo, palito palillo [palo, palo palo; palo palito palo eh]. Además, suelen mostrarse preferencias regionales, Wikibooks señala al respecto: «En algunos países, particularmente Colombia, Cuba, Venezuela y algunas regiones de España como Navarra y La Rioja, las terminaciones tito/tita se cambian por tico/tica: zapato/zapatico (lo prefieren a zapatito). Otros ejemplos: pato/patico, rato/ratico».

El matiz afectivo y de menor magnitud hacen del uso del diminutivo ideal para la expresión del mundo infantil: la linda manita que tiene el bebé, una mariposita que del cielo bajó, palomita blanca del piquito azul

Tal vez exista la valoración implícita en el uso del diminutivo como algo pequeño, de inferior magnitud que posibilita su uso peyorativo o menospreciativo en términos como jefecito, maestrita, mujercita. En algunas ocasiones se ha cuestionado su uso discriminante en expresiones como blanquito y negrito.

Cabe destacar que el diminutivo se emplea en un contexto coloquial o familiar vinculado a la oralidad del mensaje. En la comunicación escrita su uso exige cautela, despacito...

No hay comentarios:

Publicar un comentario